Abre autopista Santiago-Lampa: cobros de tag empiezan en enero – El Mercurio

Nueva carretera concesionada permitirá viajar entre el peaje de Lampa y el nudo Quilicura en nueve minutos, la mitad de los 20 que tomaba antes el viaje. Nueva carretera concesionada permitirá viajar entre el peaje de Lampa y el nudo Quilicura en nueve minutos, la mitad de los 20 que tomaba antes el viaje.

A partir de esta semana, los automovilistas de Santiago cuentan con una nueva autopista concesionada, la primera que se entrega en nueve años en la capital, tras la habilitación del túnel San Cristóbal en 2008.
Se trata de la llamada ‘Autovía Santiago-Lampa’, una ruta de 15 kilómetros entre el nudo Quilicura y el peaje de Lampa, y que reemplazó las antiguas tres calzadas por sentido de la Ruta 5 Norte por una carretera de cuatro pistas por lado (por 4,5 kilómetros hasta Buenaventura y luego tres hasta el peaje a Lampa) y dos caleteras de tres pistas.
Con esa dimensión, será la más ancha de las urbanas y pasará de unir ambos puntos en 20 minutos a una velocidad media de 45 km/h a solo nueve minutos, a 120 km/h (100 km/h en promedio, considerando el flujo de 100 mil vehículos diarios en el sector).
El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, explica que la ruta también permitirá mejorar los estándares de seguridad del sector. ‘Hay un conjunto de cruces vehiculares y peatonales, con caleteras de buen nivel a ambos lados de la ruta, con nuevos ingresos y ciclovías’, señala.
Aunque la autopista ya puede ser utilizada en su totalidad —antes de su plazo de entrega, fijado para abril próximo—, en enero comenzarán los cobros en los cuatro pórticos de tag instalados, que reemplazarán la plaza de peaje manual de Lampa. En esa fecha se espera que se completen los trabajos de cruces vehiculares y peatonales.
En total, recorrer la ruta costará $50 por kilómetro en horario normal y $100 en hora punta. Así, usar toda la ruta tendrá un valor de $750 en valle y de $1.500 en punta. Ambos horarios serán definidos en un decreto del Ministerio de Obras Públicas (MOP).
Ese cobro permitirá a la concesionaria Globalvía financiar los US$ 220 millones de inversión de las obras y obtener ganancias hasta el término de la concesión, en 2021.
La Autovía Santiago-Lampa también incluye siete nuevos atraviesos desnivelados, que se suman a cuatro existentes, ciclovías en ambos costados de la ruta, 14 nuevas pasarelas peatonales, además de iluminación y paneles para evitar el vandalismo. También se aumentó la capacidad de los enlaces de Buenaventura y El Melón.
La transformación de la ruta recoge el sostenido crecimiento del sector norte de Santiago, dado por desarrollos como Valle Grande y zonas como Chicureo. Un estudio realizado por Colliers estimó que la autopista aumentará hasta en 20% la plusvalía de los sectores residenciales.
El presidente de la asociación de concesionarias (COPSA), Leonardo Daneri, señala que el estándar de la ruta debe replicarse en todos los accesos a Santiago. ‘Esta autopista es la primera interurbana que se transforma en urbana y reconoce el desarrollo que ha tenido la zona norte, que también se gatilló gracias a la carretera. Eso mismo generó una fricción gigantesca con la autopista y la decisión más acertada fue ampliar. Ahora se debe seguir con la Ruta 5 Sur, la 68 (Valparaíso) y la 78 (San Antonio). Lo ideal es que todas las interurbanas tengan este estándar en los primeros 30 kilómetros’. Recuadro : OTRAS RUTAS El MOP también alista pórticos de tag en la Radial Nororiente, desde este verano.

MANUEL VALENCIA MANUEL VALENCIA.

Fuente:  El Mercurio